Desde hace más de 1.000 años este fruto se cultiva en España, llegando a ser una parte muy importante de la economía del país.

El cultivo del almendro se dió en las zonas costeras y con el paso del tiempo se fue expandiendo por la península.

Actualmente, España es el tercer país productor de almendra del mundo, con un volumen de cosecha que supone el 4% del total mundial.